Escuchar la serenidad

19 feb

Hölderlin cantaba, “¿para qué poetas en tiempos de penuria?”, ¿para qué el arte en tiempos oscurecidos?

Susana Carmona, filósofa y buena amiga, nos ofrece esta respuesta: “Quizá el para qué del arte esté en ese poder volvernos visibles las cosas que nos parecen extrañas en su acercamiento, su poder situarnos en otros modos de habitar espacios y tiempos. Quizá el arte nos señale otro modo de estar en este mundo, en el que se abandonen premuras y ansiedades, y se dé la serenidad para con las cosas, los tiempos, las vidas. Se las deje reposar. Para ello hay que arriesgarse, salir de la razón y el lenguaje que calcula, arriesgarse a dejar de controlar, medir y objetualizar, arriesgarse a poner un soplo más de aliento en el decir (ya sea esta decir poético, musical, pictórico…), y poner más piel para ver, para escuchar, para arriesgarse a ser tocada.” Y nos invita a hacerlo a través de la escucha de la música del Morton Feldman.

Referencias:

  • Músicas de Morton Feldman:
    • Piano y cuarteto de cuerdas
    • Only
    • Triadic memories

Citas:

  • Martin Heidegger:
    • Pensamientos verticales
    • ¿Y para qué poetas?
    • Serenidad
  • Tiqqun: Tesis sobre el partido imaginario

2 Responses to “Escuchar la serenidad”

  1. PEPE 31 mayo 2013 at 17:02 #

    3
    Necesito embeberme y ser la “cosa”:
    más que una intensidad o lucidez,
    certeza torpe, del tacto.
    Tocar y ser tocado,
    recorrer la emoción; emocionado…

  2. Javi 11 junio 2013 at 13:07 #

    El arte siempre tendrá mucho que decir en tiempos de cambio, ¡así como en tiempos de estabilidad! La creatividad y la poesía son necesarias para el ser humano. Y el artista tiene que pensar en su gran herramienta desarollada, la creatividad, al servicio de los momentos de cambio: tanto en el formato de trabajo junto a los movimientos (en los movimientos), como en la búsqueda de los lenguajes más experimentales, deberían de ir siempre juntos de la mano.
    En esta línea el texto El autor como productor de Benjamin da algunas claves.

    Un abrazo, mi admiración a vuestro porgrama, gracias por existir

Leave a Reply